Banner

Banner

AMIGOS DEL BLOG

Queridos amigos y auspiciantes de www.periodicoelduende.blogspot.com

Gracias por sus respuestas y por formar parte de él.

María Riccheri

MODA DE BARCELONA

MODA DE BARCELONA
CON DISEÑO PROPIO

Buscar este blog

Páginas vistas en total

Amazon Deals

sábado, 25 de septiembre de 2010

ESTATUA DE MAFALDA

ESTATUA DE MAFALDA

El domingo 31 de Agosto se inauguró en San Telmo, más exactamente, de Chile 371, donde viviera hace años Quino, su creador.

Se organizó un importante acto a cargo del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombarda, que fue dirigido por el periodista y escritor Carlos Ares. Contradictorio por cierto por tratarse de un personaje tan popular como “Mafalda”. Más adelante algo agregará el mismo Quino, algo al respecto.
Entrevista a Pablo Irrgang, su escultor.
P.: ¿Cómo surge la idea de hacer esta estatua?
P.I.: Una propuesta de la condición Puertas del Bicentenario que, está organizando estos festejos y entregando una medalla a Quino y a la vez hacer esta escultura para homenajear a su personaje. La idea es exclusivamente de ellos y yo, simplemente estoy en carácter técnico.
P.: ¿Te dieron alguna indicación, como que estuviera parada, sentada o alguna indicación?
P.: No, a mí me dieron cierta libertad. Acordé con Quino los pormenores de la posición, el material, ciertos detalles de la forma.
P.: ¿Cuánto tiempo te llevó hacerla?
P.I.: Unos cinco meses aproximadamente.
P. ¿La idea era dejarla a Mafalda sola como el personaje?
P.I.: Si, esa fue la idea………. Que estuviera sentadita, esperando a sus amigos, posando para la foto para quien quiera sentarse al lado de ella.
P.: ¿Qué podrías decir del personaje de Mafalda en sí?
P.I.: Lo que me parece más interesante de Mafalda como personaje es que es una chica pensante, progresista, pacifista, súper útil de rescatar en estas épocas y por eso es que me pareció interesante darle cuerpo.
P.: Muchas gracias.
P.I.: Mucha suerte.

PRESENTACION OFICIAL
En el programa Puertas del Bicentenario, damos la Bienvenida a todos los presentes, en el homenaje al “Maestro Quino”. Muchas gracias a todos los que están presentes aquí, hoy. 30 de Agosto Quino vuelve al Barrio de San Telmo, y es para recibir la Medalla del Bicentenario, y al mismo tiempo, para dejar sentada a “La Mafalda” que está por ahí escondida. En esta misma cuadra, en Chile 371, vivó el Maestro en los años •60 y, desde allí seguramente imaginó a Mafalda y a sus amigos, sentados en el umbral, interpelando al mundo con sus preguntas y sus reflexiones.

Quino, Hermenegildo Sabat, Carlos Garaycochea, Miguel Rep, Antonio Pugía creador de la Medalla del Bicentenario. Medalla que se crea en homenaje una actitud, al ser solidario y, ésta es la primera medalla que se va a entregar de 200.
Sigue el Coordinador general de las Puertas del Bicentenario, el Sr. Carlos Ares:
Hola, buenas tardes, hay acá muchas “Susanitas”, muchos “Miguelitos”, muchos “Felinitos” y “Libertad”. Recién hablaba con Quino, y, Mafalda que estaba ahí y me hacía las mismas preguntas. Las preguntas que hacen los niños, que los adultos no podemos responder todavía.
Lo que estamos reconociendo con las medallas es a lo mejor de Buenos Aires, para los que están ahí diciendo que es posible, es posible que tengamos una vida mejor, es posible construir, es posible estar juntos, es posible reunirnos y hacer un país para todos. Creo que Quino, simboliza todo eso. Si hay una persona a quien quieren sus compañeros, a quien quieren sus discípulos, a quien quiere sus maestros, a quien quiere sus amigos………. Ese es Quino.
Miguel Rep: ¿Desde que empezó Mafalda acá, hasta que termino en el ’73, Ud. Se mudó?
Quino: Sí, me mude a Almagro, me mudé al Centro.
M.REP: ¿Y era muy distinto San Telmo de lo que es ahora?
Q.: Sí, era mucho más barrio. No estaba de moda, era barrio barrio. Pasaba el tranvía, era todo otra cosa…….. Yo iba a comprar el pan y me decían no ya lo compró su señora………
M.R..: ¿Pero, Mafalda, era de este barrio o era de un barrio imaginario, a pesar de tener la misma puerta?
Q.: No, pero no sólo la puerta esta. También los empalizados de madera………
M. R.: ¿Y el almacén Don Manolo?
Q.: ……. Estuve en la Revista Mercado, donde me preguntaron si estaba sin trabajo y si tenía algo, le mostré “La Mafalda”, le gustó y la empezó a publicar él
Q.: No existía como almacén, lo saqué de una panadería que está más allá.
M.R..: Y la escuela de Mafalda y sus amigos, ¿cuál era?
Q.: Era una Escuela cualquiera.
M.R.: ¿La Plaza, porque la que está cerca es el Parque LezaQ.: No, la plaza también era inventada.
M.R.: Algo que tengo que agradecer para siempre es que cada vez que veo a Mafalda, se perpetúa ahí, se fija, una Buenos Aires que para mí ha sido muy feliz. Y, creo que ese espacio de felicidad aparece en el mundo de Mafalda y, que todos los lectores agradecen eso. Es como un tomo muy gordo, de felicidad y de inteligencia. Y lo raro de todo esto, es que ha conquistado no sólo la Argentina, sino también el Mundo. Es una mirada, de aquí al mundo, no es un milagro?
Q.: Yo, hace como 25 años que recibí una carta de los vecinos de acá, con la idea de poner una placa de hacer algo, la idea ha sido de ellos y lo han conseguido. En realidad yo, no hice nada. Uno no va a luchar para hacerse un homenaje a uno mismo (risas).
M.R.: Me parece que debería seguir habiendo más monumentos de sus amiguitos, ¿no?
Q.: Justamente alguien me mandó un mail, para decirme, eso. Que faltaban todos sus amiguitos (vuelve a reír).
M.R.: Porque entre otras cosas Mafalda es la historia de la amistad, de amistades, ¿no?
Q.: Gracias.
M.R.: Para la próxima será, todos los otros amiguitos.
Conductora, “Un compromiso para Carlos (Ares). Le pedimos que se acerque ahora para que se acerque a un entrañable amigo, estamos hablando de Carlos Garaycochea.Por favor Maestro.
C.G.: Van a tener que disculpar a los pocos que hemos venido con corbata. No he venido preparado.
Una de las virtudes de Mafalda, es que ya nació sabiendo y, esto hizo que evitara el Jardín de infantes. Después no creció más, y, eso hizo que evitara el geriátrico. Nunca te pregunté si alguna vez vos, Quino te imaginaste que esa nena, crecería tanto teniendo la misma edad. Sos un estudioso de la historieta. Si Mafalda hubiera vivido en la casa de Alzaga Gonzué o Pereyra Iraola, Quino seguiría dibujando la puerta.
(Risas y aplausos).
C.G.: Aprovechando que hay autoridades acá presentes, mi propuesta es que su imagen aparezca en alguno de los billetes.
Q.: Manolito, sí. Pero Mafalda, no
C.G.: Si, no es lo que representa. Ya que algunos de los que están todavía se discuten.
Sería una manera de mirar los billetes con más simpatía. Y esto del cambio lo tengo que consultar con Pacho O’Donnell. Todavía está en veremos.
Y, como no va a ser un genio, si Quino vive a la vuelta de mi casa.
(Más risas).
C.G.: Gracias a eso, mi propiedad vale mucho más.
Quino, ríe y la gente aplaude.
C.G.: Quiero felicitarlo por haber canalizado a través de algo tan inocente, muchas cosas no tan inocentes, con síntesis, sabiduría y piedad. Y un pedido de todo corazón, Quino, no te mudes nunca.
(Aplausos, y gritos).
Conductora: Otro gran dibujante, es Hermenegildo Sabat. Le pedimos que se acerque al micrófono, por favor.
(Aplausos).
H. Sabat.: Buenas tardes. Yo, tengo una mala noticia y una noticia mejor. La mala noticia es que cuando yo me acercaba para acá, fue que fui interceptado por un grupo de fanáticos, de Manolito, Felipe, Libertad, Susanita; que reclamaban su espacio acá. Y les dije yo no tengo nada que ver en esto, voy al homenaje a mi “Querido amigo Quino”. Pero me dicen, este no puede ser un homenaje para uno solo, sino, un homenaje para todos. -¿Pero es un homenaje gratis?-(me preguntan) Contesto, sí, efectivamente.
Lo que conteste también es que espero se les haga justicia a todos estos jóvenes rebeldes y consecuentes amigos de Mafalda.
La buena noticia, es lo que a mí se me ocurrió hace unos días, cuando se le hizo un homenaje a Quino en la Academia Nacional de Periodismo. En esa oportunidad, había poca gente.
Quino, ríe.
H.S.: Quino es un misterio para nosotros, lo conocemos, lo admiramos, estamos seguros que es un gran tipo. Aún así y, después de frecuentarlo de muchos años, sospechamos que no lo conocemos. A que nos representa a todos, a quienes lo tratamos y los que se deleitan con sus obras, mantiene una distancia y disfruta con su entorno. Tal vez para que se actúe, el motor de las interpretaciones y el no las construye. En el contexto del periodismo su contribución supera los adjetivos, y lo representa en Mafalda su creación más popular. Pero Mafalda, más que sacrificar un actor en las páginas enteras, se ve todos los días y esto aparece, en diferentes idiomas y circunstancias que fueron una lucha de una manera profética. El efecto que Mafalda y sus amiguitos, ha tenido en sucesivas generaciones, es la solución de de situaciones, frases y ocurrencias. Tenemos evidencias que hay saludos para que disfrutemos nuestra vida. Protesta porque le cuesta mucho dibujar o que tarda en realizarlos. Y si bien es cierto que la traducción de las publicaciones le pone límites, debe recordarse que, debajo de las obras en libros y museos, no se queda en esta realización. Ni que hablar de subsistencia, esa preocupación de conectar la realidad, en apariencia, y, vuelve una segunda preocupación por las libertades, y una salud dudosa en permanente apertura en defensa de los valores más sólidos. Y, en consecuencia de un discurso clandestino, ningun oportunismo te acusa de esos intereses. Es el corolario del reconocimiento de un ser original, sin antecedentes en su obra y que no puede ser imitado. Quino ante las evidencias ha mostrado por siempre flexible, y tolerante. Pero no ha renunciado a sus dudas sobre su habilidad gráfica y, aunque es conciente en su importancia, tal vez en otra muestra de su superior sentido del humor, mantiene silencio, que en su caso, es indiscutible muestra de salud. Queda claro que la importancia de Quino en el desarrollo del humor gráfico en nuestra historia, no se reducirá en una paternalista nota, en un libro de experiencias, donde el humor es perseguido y hasta encarcelado, donde los eufemismos que tuvieron ilusiones, y, los sofismos estarían de lado. Cuando reír abiertamente es peligro. Sin esconder sus convicciones, acertó en la forma de vida a cuidarnos y, construyó una obra que lo vincula permanentemente en toda la sociedad aunque algunos lo nieguen, no asustan ser retratados.
APLAUSOS.
Conductora: Muchas gracias. Ahora queremos pedirle Maestro que se acerque descubrir a Mafalda para mostrarla a la a todos los vecinos, de aquí a la eternidad y, lo está esperando el artista plástico, Pablo Irrgan, quien realizó la obra bajo la estricta intervención del Maestro Quino.
Q.: Como no.
Descubren la estatua, con fuertes aplausos. Y la placa dice, “Acá dice Mafalda”.
Habla Quino: Yo, aparte de agradecer tanta muestra de afecto y cariño, me siento muy desbordado. Acá en este 10º piso, estuve trabajndo no sólo con Mafalda, sino tambien con todas mis páginas de humor, durante siete años. Siempre he expresado lo que he pensado a través del dibujo, a través de la palabra me cuesta muchísimo por eso me gusta dibujar.
Realmente no sé que decir. Hay gente que tampoco sabe que decir y sin embargo lo dice y hasta gana las elecciones, pero bueno, no es mi caso. (Aplausos y Bravos).
Así que le agradezco muchísimo a toda esta demostración que me han dado, a la gente del Consorcio, que durante muchos años ha insistido por llevar a cabo esta idea, que finalmente han logrado, a las autoridades que lo han hecho posible y a todos los amigos, que con estas pequeñitas palabras les devuelvo todo mi afecto y los admiro a todos. Muchas Gracias.
Conductora: Queremos volver a agradecerle y darle la bienvenida, a San Telmo a Ud. Y también a Mafalda. Agradecemos también la presencia de Hermenegildo Sábat, Carlos Garaycochea, Caloi y el Ministro de Cultura Hernán Lombarda.
Q.: Muchísimas Gracias. Un poco me impresiona verla aquí solita en esta esquina.
Conductora: Va a estar muy bien cuidad, además, también está de un material muy resistente.
Q.: Esperemos que sí.
Conductora: Gracias a todos los presente
Fuertes y largos aplausos junto con gritos.
María Riccheri

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A

libros

  • Poesías de Nicanor Parra
  • Un tranvia llamado deseo

Translate